Recursos humanos: protagonista del cambio estratégico en la RSE
¿Se ha preguntado con suficiencia cuál es el papel de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE)? Para estar alineados con la concepción internacional, el Consejo Mundial de Negocios la define como el compromiso de una empresa por contribuir al desarrollo económico sostenible, trabajando con los empleados, con la comunidad y con sociedad en general para elevar la calidad de vida.

Por su parte, la Comunidad Económica Europea la ha visualizado como la integración voluntaria por parte de las empresas con respecto a preocupaciones sociales y del medio ambiente en sus operaciones comerciales, y en sus relaciones con sus interlocutores clientes, proveedores, accionistas, trabajadores, administradores y comunidad.

En suma, existe un punto común en las definiciones internacionales: el bienestar de los trabajadores de las organizaciones. Es allí donde la tendencia en RSE ha tomado un giro muy acertado y en el que el Departamento de Recursos Humanos es el llamado a ser protagonista.

Por su propia naturaleza: la gestión del talento humano, el Área de RR.HH. debe generar iniciativas que velen por el bienestar de su capital humano, así como conocer más allá sobre lo que son las personas en las organizaciones y buscar alternativas para que se desarrollen plenamente, con el ánimo de que puedan cumplir metas como educación y vivienda, entre otros. Estas acciones se ven reflejadas en el aumento de la productividad y en los resultados de la empresa.

Estos proyectos son por los que los líderes de Recursos Humanos deben propender en su ambiente laboral. En ese sentido, Amparo Merino, especialista en Responsabilidad Social en España, destaca la importancia de estos programas y enfatiza en que se debe hacer énfasis en la conciliación de la vida familiar, personal y laboral.

“La RSE en materia de RR.HH. es uno de los elementos fundamentales. Lo que busca es la promoción de los trabajadores de las empresas, se habla de flexibilidad horaria, de adopción de medidas para el trato de la mujer y de la protección de la seguridad y salud de los empleados, entre otros”.

Para Alfonso Topete Senkowski, director programa responsabilidad social en el Grupo Omnilife, en México, la actual tendencia europea indica que se busca crear un modelo único de RSE que garantice el respeto de los derechos humanos y que garantice a todos los trabajadores del mundo una base mínima de derechos.
En ese sentido, enfatiza que la importancia de manejar el tema de la RSE en Europa está en la creación de un modelo que pueda ser exportado a los países en desarrollo.

El papel de RR.HH. en estas iniciativas es el de empezar a trabajar con los empleados desde el ser humano que cada uno es, ver sus competencias para relacionarse, conocer qué problemáticas afronta y qué hace que sea más productivo.

Significa completar al ser humano, darle responsablemente como empleador todas las condiciones para que tenga, hasta donde se pueda, resueltas todas sus necesidades. Esto lo retorna el trabajador en lealtad y respeto a la empresa.

Por su parte, la especialista Merino destaca las siguientes nueve pautas de actuación para la gestión eficiente de sus recursos humanos. Puntualiza que su puesta en funcionamiento consolida a la organización como una empresa socialmente responsable en su desarrollo interno:

1. Respeto a la dignidad del trabajador (prevención y sanción de la violencia en los lugares de trabajo, el acoso sexual y el acoso laboral-mobbing).

2. Respeto del principio de no discriminación de los trabajadores (sexo, raza, grupos étnicos, religión, estado civil, etc.).

3. Pleno respeto a los compromisos adquiridos colectiva o individualmente con los trabajadores.

4. Respeto a la actividad de los representantes trabajadores en la empresa.

5. Integración de las actuaciones en el ámbito de la salud y seguridad en el trabajo en la gestión de la empresa (acatar la normativa de prevención de riesgos).

6. Información y comunicación interna.

7. Contribución a la empleabilidad de los trabajadores (promoción y desarrollo profesional).

8. Contribución a la mejora de colectivos específicos con dificultades para su integración en el mercado de trabajo.

9. Contribución a la conciliación de la vida profesional y familiar de los trabajadores.

Aspectos para implementar un programa de RSE

Según los expertos en el tema, el primer paso para identificar que una empresa se pueda inclinar en programas de responsabilidad social es el convencimiento que tengan los accionistas y la gerencia de la organización.

Por lo tanto, los directores de gestión humana deben ilustrar a las directivas que estas acciones van a traer un beneficio a económico y de imagen, que se va a ver retribuido en los números de la empresa.

Inicialmente se debe definir la estrategia a seguir, que consiste en establecer si las acciones se van a realizar externa o internamente.
Igualmente, complementa que se deben identificar las necesidades del recurso humano interno tanto individual, familiar y en comunidad, para luego comenzar con el plan de acción.

Por su parte, María Clara Villegas, consultora socia de HHI Consulting destaca que la responsabilidad social no es un tema de estrategias, sino que se debe comenzar con el individuo, saliéndose de la presión social para encontrarle sentido al mundo.

“Proponemos culturas organizacionales orientadas al ser, a rescatar las cualidades humanas que realizan a la persona. No se puede dar lo que no se tiene”.

Estos son cinco puntos que se deben tener en cuenta al momento de implementar un programa de RSE:

1. Tener conciencia: significa entender que no es un tema de las empresas ni del gerente de turno o de los dueños. Es una responsabilidad de todos y más de los directores de RR.HH. quienes son los que viven directamente la problemática diaria de sus colaboradores. Es conocer el rol que se tiene en el cargo de gestión humana, no solamente en lo que se brinda al empleado desde la empresa, sino en comenzar a ver cuáles son las verdaderas necesidades de los trabajadores.

2. Emprender acciones de impacto en la sociedad: no importa el tamaño de las que se hagan, lo que se busca es lograr armonía con los empleados, que va a ver retribuida en el ambiente social que se produzca en la compañía.

3. Medir el impacto de las acciones: el análisis demuestra que seguramente los resultados van a ser positivos y generaran más programas que beneficien al entorno de empresa, trabajador y comunidad.

4. Reconocimiento: la RSE primordial es con los seres de la organización, no significa que solo se remuneren dignamente (indispensable), sino que sean reconocidos, escuchados y respetados.

5. Fortalecimiento: se enmarca en el ámbito de conocer más allá de lo que son las personas académicamente o en conocimientos. Se debe profundizar más en quiénes son los seres humanos de los que está rodeado, y en cómo pueden potencializasen más sus capacidades. La tarea es ser capaz de eternizar los sueños del equipo.

Calificar  
ima
ima
ima
ima
ima
ima
 ( 1 - votos )